EL IMPERATIVO DE LA HORA ACTUAL

por Osvaldo Loisi

16-2-2013
El imperativo más urgente de la hora presente es, sin duda, corregir la pupila con la que vemos el mundo, a la luz de los hallazgos de la Física Cuántica. Sobre todo, la necesidad de encarar una nueva visión en Filosofía, Medicina y Psicología, porque éstos cambian fundamentalmente nuestra relación con la realidad y develan la existencia de recursos interiores, en algunos casos, sorprendentes. 
 
Se está operando en estos momentos un cambio semejante al que diera nacimiento a la Edad Moderna, entre los siglos xvii y xix, para poner un ejemplo histórico cercano. Hasta Galileo, Descartes, Newton y Darwin, se juzgaba a las realidades que nos rodean según aparecían al ojo desnudo. El sol giraba sobre una tierra plana, el planeta ocupaba el centro del universo, existían verdades reveladas y el ser humano era el rey de la Creación. A partir de entonces, se operó un cambio de ciento ochenta grados en la manera de observar las cosas, que dio lugar al nacimiento de las ciencias llamadas “positivas”, que transformaron la civilización y el propio mundo físico. 
 
Hoy estamos a las puertas de un nuevo gran cambio, como decíamos, impulsado por los hallazgos de Max Plank, Albert Einstein, Werner Heisenberg, Paul Dirac, Max Börn, y una pléyade de científicos que, desde comienzos del siglo xx y hasta el presente, han descubierto que: 
* la materia es, en realidad, energía, 
* nada puede observarse ni medirse con extrema exactitud, 
* el mundo es esencialmente aleatorio, 
* tiempo y espacio son una dimensión relativa, 
* la luz pesa, 
* es posible realizar viajes en el tiempo, 
* el observador de cualquier fenómeno influye en lo observado, 
* y que es factible la teletransportación, entre otras cosas no menos sorprendentes. 
 
Todo ello exige, naturalmente, más que una actualización de las ciencias humanísticas y la educación, por la sencilla razón de que dichos descubrimientos, aunque vienen siendo aplicados a la industria y a las comunicaciones con un éxito asombroso, exceden los parámetros de la racionalidad. Vale decir, son relativamente incompresibles al sentido común. 
 
Si a esta circunstancia le agregamos el hecho de que dichos descubrimientos se vienen aplicando a la guerra y a la manipulación y dominación de las personas, caemos en la cuenta que estamos frente a una situación de extrema gravedad. 
 
Con el objeto de discutir el tema de la adecuación mental a la nueva imagen de realidad que nos brinda la ciencia, y consecuentemente promover  un crecimiento de conciencia y nuevas formas de pensar, hemos creado esta página web.  
© www.osvaldoloisi.com