Liminar

por Osvaldo Loisi

22-1-2013

Atrévete a ver el mundo con tus propios ojos y cruzar las aguas con tus propias brazadas, para evitar vivir tu vida como espectador del relato de otros. El Universo es mucho más grande y maravilloso que cualquier imagen que podamos hacernos de Él, y siempre proveerá más soluciones a nuestros problemas que las que podamos imaginar.

Es hora de darnos cuenta hasta qué punto los diversos grupos económicos, políticos y sociales nos manipulan, apartándonos de nosotros mismos y de las energías de la Naturaleza. I Ching, el antiguo Oráculo de los Cambios chino, nos brinda los medios necesarios para recuperar la soberanía interior y construir una historia más humana.

Básicamente, nuestra propuesta consiste en presentar al I Ching como ejemplo de una racionalidad diferente y complementaria de la occidental. La racionalidad que usamos corrientemente está vertida hacia afuera, es decir, hacia lo social. La del I Ching, está dirigida a comprender y operar las energías interiores, propias de cada uno.

Esta forma de pensar, a la que hemos llamado “transfigural”, basada en la consulta oracular, permite conocer aspectos de la realidad que conducen hacia una conciencia superior, abriéndonos al mundo que se oculta detrás de los signos del lenguaje, a las energías vitales, y a una nueva y desconocida libertad.

© www.osvaldoloisi.com